Medidas extraordinarias en la formación profesional para el empleo

El Gobierno está lanzando constantemente medidas para adaptar los diferentes sectores a la situación provocada por el confinamiento. Entre ellas, también se incluyen las orientadas a flexibilizar las condiciones en materia de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral que recoge la Resolución de 15 de abril de 2020, del Servicio Público de Empleo Estatal, que entró en vigor el 18 de abril. 

El objetivo de esta Resolución es permitir que los trabajadores puedan seguir fortaleciendo su empleabilidad así como la competitividad de las empresas. 

 

Formación que ya estaba en marcha 

Para facilitar el acceso a la formación aún con el confinamiento en el que nos encontramos, se permite convertir la modalidad a online. Así, la formación que se hubiese previsto como presencial o mixta se podrá impartir dentro de un aula virtual, considerándose a todos los efectos como presencial. Esto significa que ahora las empresas pueden bonificarse la formación online, cuando hasta ahora no se aceptaba para esta modalidad.

La Resolución define el aula virtual como un entorno de aprendizaje síncrono y bidireccional en el que el formador y los alumnos intercambian conocimiento. También establece que, siempre que sea posible, se deberá llevar un registro de conexiones para identificar a los participantes y poder hacer seguimiento y control de la actividad formativa. 

Los trabajadores afectados por ERE o ERTE podrán acogerse a la formación. Además, las empresas deberán mantener la plantilla media de los últimos 6 meses previos al estado de alarma. 

 

Formación suspendida a causa del estado de alarma 

Si la formación prevista se tuvo que suspender, podrá reanudarse una vez finalice el estado de alarma. En este caso, las empresas tendrán dos meses para comunicar los cambios de fechas y horarios y el aula virtual será nuevamente la herramienta principal en caso de querer cambiar la modalidad. 

 

Formación que aún no se había puesto en marcha o que se inicie ahora 

En el caso de que la acción formativa no se hubiese iniciado, es de aplicación lo mismo para que las que se inicien durante el estado de alarma: la formación online se podrá bonificar y se podrá utilizar el aula virtual en substitución de las clases presenciales.

El cambio de modalidad a teleformación será posible siempre y cuando esta figurase previamente en el Catálogo de Especialidades Formativas del Servicio Público de Empleo Estatal o bien se contemplara en el Plan de Referencia Sectorial del ámbito sectorial para la especialidad afectada. 

¿El cambio de modalidad a aula virtual afecta al coste? No, se mantendrá el número total de horas como si fuese presencial. 

 

En definitiva, la modalidad de teleformación se podrá bonificar y cambiar en acciones formativas que fuesen parcial o totalmente presenciales y que estaban en marcha, no se hubiesen iniciado, las que están previstas para iniciarse durante el estado de alarma o una vez finalizado.  

 

Certificados de profesionalidad 

Un último apunte para las acciones destinadas a la obtención de certificados de profesionalidad en modalidad presencial: también pasarán a impartirse en aula virtual, siempre que la entidad esté acreditada para impartir el mismo certificado en la modalidad de teleformación.  

La excepción son los módulos que necesiten instalaciones o equipamientos para la adquisición de destrezas prácticas que se deberán impartir con posterioridad a la finalización del estado de alarma. Ocurre lo mismo con las pruebas finales de evaluación que deban realizarse de manera presencial y las tutorías presenciales. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *