7 consejos para gestionar tu marca personal

Trabajar tu marca personal es una oportunidad para destacar entre otros candidatos. Te ayudará a darte a conocer y atraerá empleadores interesados ​​en incorporarte a sus empresas para que te reconocerán como experto en tu sector. Pero para ello debes asegurarte de que la desarrollas correctamente. Sigue los consejos del equipo de ITM para gestionar tu marca personal y acabarás viendo resultados.

Analizar la situación

Tu marca está escondida en tu interior, sólo tienes que saber mostrar públicamente. Pero no puedes hacerlo sin analizar antes la mejor manera de dar a conocer. En esta primera etapa para desarrollar tu marca personal, te recomendamos:

1. Conocerte a ti mismo

Es evidente pero algunas veces estamos tan obsesionados por encajar en el entorno y agradar a los jefes que nos olvidemos de ser nosotros mismos. La marca personal se basa en la honestidad así que no sólo engañas a tus futuros empleadores, también a ti mismo. Te acabarás cansando de fingir y entonces tu reputación quedará dañada porque habrás mentido demasiado tiempo.

Sé coherente con lo que quieres profesionalmente y puedes ofrecer al mercado. Pero sin olvidar tu pasión, lo que te hace levantar cada mañana y en el que piensas antes de irte a dormir porque seguramente será el que te hará un profesional diferente del resto. Este será el nicho o especialización en el que tienes que centrarte.

2. Documentar el proceso

Puedes dedicar muchas horas a pensar en algo, pero no es suficiente: debes ponerlo por escrito. Haz una lista y apunta tus objetivos profesionales, tus puntos fuertes y débiles, los mensajes que crees que te ayudarán a destacar, la forma de comunicarte … y las diferentes vías que piensas utilizar para conseguirlos (de seguida veremos algunas).

Establece plazos para que resulte más real, tanto a medio como a largo plazo. Una marca personal tarda cierto tiempo en consolidarse así que no tengas prisa.

Desarrolla tu marca personal

Después del análisis previo, ya puedes trabajar tu plan de acción. Puedes apuntar todas las ideas que tengas y más tarde priorizar para descartar las más complejas o las que menos puedan aportar a tus objetivos de empleo. Para tomar mejores decisiones, ten en cuenta nuestros siguientes consejos:

3. Elegir bien las plataformas

Hay muchos canales para darte a conocer, por eso tienes que elegir el que más te conviene y no necesariamente son todos.

  • Una web sencilla con la presentación de quien eres, portfolio y enlaces a otros canales es suficiente para establecer la base de tu marca personal.
  • Gracias a un blog podrás expresar más ampliamente tus valores y generar contenido para que Google te posicione en investigaciones relacionadas.
  • Las redes sociales pueden serte muy útiles, sobre todo LinkedIn, para conectar con las personas adecuadas. El objetivo es la calidad, crear una red profesional fuerte por sus eslabones y no por la cantidad de ellos.

Cuida todos los detalles, tanto la imagen y diseño profesional como el estilo con el que publicas y al que sigues o enlaces. Todo ello transmite tu imagen y forma parte de tu marca personal.

4. Hacer networking

Ser activo en el mundo digital no quiere decir que tengan que perder las buenas costumbres y el networking es una muestra de ello. Puedes practicarlo en todas sus formas:

  • Online: relacionando con los contactos que ya tienes pero también buscando otros nuevos que te ayuden a llegar a tu objetivo. Compartir contenidos interesantes es una manera sencilla de llegar a ambos públicos.
  • Presencial: no dejes los eventos como congresos o charlas. Podrás entrar en contacto con los ponentes y con otros asistentes que como tú quieran ampliar su red. No olvides la tarjeta de visita!

Para aprovechar al máximo tus momentos de networking, practica tu pitch tanto en 140 caracteres para redes como ante otras personas. Cuanto más convencido estés tú de quién eres, mejor podrás proyectarse hacia el exterior y dejarás una huella más clara.

5. Ser constante

Como decíamos antes, crear una marca personal lleva tiempo. En realidad, lo que cuesta más es que la reconozcan personas que no te conocen. Por eso es tan importante mantener la constancia y coherencia en todo lo que haces, tanto online como en el mundo real. Por ejemplo, compartiendo únicamente contenidos relacionados con tu sector y presentándote sólo a aquellos procesos de selección que te acerquen a tu “trabajo objetivo”.

Un pequeño desvío en el camino que has elegido puede llevarte a perder el norte.

Medir tu marca

No sirve de nada crear un plan de acción si no tienes forma de valorar lo que consigue. Para medir los resultados de tus acciones y ver cómo evoluciona tu marca personal, te proponemos dos reflexiones:

6. Google es una parte

Los seleccionadores te buscarán en Google, tú también tienes que saber qué encontrarán. Asegúrate de que los resultados son los que quieres: tu página web debería ser la primera, seguida por los artículos de tu blog, entrevistas que te hayan hecho o artículos que hayas publicado …

Además de utilizar tu nombre como expresión de búsqueda, utiliza también el cargo o profesión que te representa y mira en qué posición apareces. No te obsesiones si sale también tu competencia porque posiblemente ellos lleven más tiempo que tú cuidando su marca personal. Poco a poco irás subiendo si inviertes tiempo en esto.

7. Las redes sociales son el otro

Hoy día tan importante es Google como las redes sociales. Y no sólo las profesionales como LinkedIn: Twitter, Facebook, Instagram, YouTube … todas forman parte de tu marca personal para que puedes aparecer en ellas, tengas o no en cuenta si otros hablan de ti. Revisa igual que has hecho a los buscadores que tu imagen sea coherente y mantén la calma si tu competencia vuelve a aparecer.

Nuestro último consejo para que tu marca personal sea un éxito es que empieces a trabajarla antes posible.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *