Qué es y cómo combatir el presentismo laboral

El presentismo laboral es uno de los principales problemas que sufren actualmente las empresas en España. Este concepto, también conocido como “calentar la silla”, se refiere a aquellas situaciones en las que los empleados acuden a sus puestos de trabajo pero sin aprovechar todas esas horas en beneficio de la productividad hacia la empresa, a veces por falta de motivación o por problemas personales, lo que se traduce en una pérdida de tiempo, recursos y dinero que afecta directamente a las empresas. Casi el 50% de estas, según encuestas recientes, asegura haber observado este tipo de prácticas entre sus empleados.

España es, por tanto, uno de los países más afectados por esta práctica, que afecta en el seno de la empresa produciendo baja calidad no solo en el producto, sino también en las relaciones con los demás y con la propia imagen corporativa.

Por qué aparece y cómo se combate

La formación jerarquizada que se sigue arrastrando en el modelo empresarial desde hace años impide un trabajo necesario en inteligencia emocional, que se traduce en miedo y desconfianza. Estos pensamientos provocan que el empleado permanezca más tiempo en su silla, pero muchas veces sin nada que hacer o sin el descanso suficiente para acometer nuevas tareas.

El perfil del trabajador presentista es el de una persona de más de 35 años, con muchos años a la espalda en la misma empresa y contrato indefinido. Esta persona suele verse sin un objetivo claro dentro de la empresa, y la falta de comunicación junto con el exceso de trabajo o la falta de motivación, provocan que se pierda tiempo solo por aparentar, sobre todo, con el uso de internet en la oficina para tareas personales y/o de ocio.

Combatir el presentismo: dar para recibir

Uno de los principales errores a la hora de afrontar el presentismo es el miedo a que no te correspondan. La solución no está en combatir el presentismo laboral con medidas de control, sino en preocuparse por las personas de forma empática, otorgando al empleado más tiempo de descanso, más permisos y planificación familiar o aumentando la comunicación, creando así un ambiente agradable. De esta forma podrás exigir que eviten las distracciones, ya que ya les habrás dado antes algo a cambio.

El presentismo laboral es una complicación real que daña la infraestructura de las empresas de nuestro país y, en general, un problema a nivel mundial. Esto afecta a la productividad, a los resultados finales y al día a día de los empleados, que muchas veces ven cómo un trabajo insatisfactorio perjudica sus vidas personales, creando una aversión infundada hacia su puesto de trabajo, y haciendo que crezca un bucle del que es difícil salir. Y es que combatir el presentismo laboral es trabajo de todos, tanto de empleados como de empleadores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *